Salmo 117

Salmo 117 ¡Aleluya!
1Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia.
2Diga la casa de Israel:
eterna es su misericordia.
3Diga la casa de Aarón:
eterna es su misericordia.
4Digan los fieles del Señor:
eterna es su misericordia.
5En el peligro grité al Señor,
y me escuchó, poniéndome a salvo.
6El Señor está conmigo: no temo;
¿qué podrá hacerme el hombre?
7El Señor está conmigo y me auxilia,
veré la derrota de mis adversarios.
8Mejor es refugiarse en el Señor
que fiarse de los hombres,
9mejor es refugiarse en el Señor
que fiarse de los jefes.
10Todos los pueblos me rodeaban,
en el nombre del Señor los rechacé;
11me rodeaban cerrando el cerco,
en el nombre del Señor los rechacé;
12me rodeaban como avispas,
ardiendo como fuego en las zarzas,
en el nombre del Señor los rechacé.
13Empujaban y empujaban para derribarme,
pero el Señor me ayudó;
14el Señor es mi fuerza y mi energía,
él es mi salvación.
15Escuchad: hay cantos de victoria
en las tiendas de los justos:
«La diestra del Señor es poderosa,
16la diestra del Señor es excelsa,
la diestra del Señor es poderosa».
17No he de morir, viviré
para contar las hazañas del Señor.
18Me castigó, me castigó el Señor,
pero no me entregó a la muerte.
19Abridme las puertas del triunfo,
y entraré para dar gracias al Señor.
20- Esta es la puerta del Señor:
los vencedores entrarán por ella.
21- Te doy gracias porque me escuchaste
y fuiste mi salvación.
22La piedra que desecharon los arquitectos
es ahora la piedra angular.
23Es el Señor quien lo ha hecho,
ha sido un milagro patente.
24Éste es el día en que actuó el Señor:
sea nuestra alegría y nuestro gozo.
25Señor, danos la salvación;
Señor, danos prosperidad.
26- Bendito el que viene en nombre del Señor,
os bendecimos desde la casa del Señor;
27el Señor es Dios, él nos ilumina.
- Ordenad una procesión con ramos
hasta los ángulos del altar.
28Tú eres mi Dios, te doy gracias;
Dios mío, yo te ensalzo.
29Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia
  

3 comentarios

  1. SALMO 117

    El salmista expresa su confianza y gratitud al Señor.
    Hay una necesidad de ser acogido, protegido y querido por el Señor.
    Los sentimientos le vienen dados por la fidelidad amorosa de Cristo para con él.
    El Señor nunca le abandona y le convierte, como a su discípulo Pedro en “piedra angular”, para que de la piedra le venga la solidez, perseverancia y la fe.
    Sobre esa piedra está asentada su iglesia.
    Sobre esta piedra debería construir su casa para que no sea removida por ninguna tempestad. Esa piedra hay que buscarla dentro de uno mismo, en los pensamientos, sentimientos y acciones.

  2. ¡Aleluya!

    (Del lat. bíblico halleluia, y este del hebr. hallĕlū yăh, alabad a Dios).
    1. interj. U. por la Iglesia en demostración de júbilo, especialmente en tiempo de Pascua.

    Este salmo expresa la acción salvadora de Dios y una acción de gracias particular, con un deseo de compartirlo con los demás. Es un salmo muy completo ya que intervienen la acción y misericordia de Dios, el pueblo de la Alianza, los profetas y los fieles; así como los enemigos vencidos y la volatilidad de lo humano. Imágenes y símbolos: piedra angular, puerta, procesión, altar, ramos. Ve a Dios como salvador “es bueno, porque es eterna su misericordia”, como fuente de vida “es mi fuerza y mi energía” y de felicidad “este es el día en que actúo el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo”

    Sobre todo este salmo me invita a dar siempre gracias a Dios. Me hace sentir también agradecida al salmista, que voy a llamar Pascual, y me enseña la importancia de compartir en comunidad. Desde Semana Santa, he vivido con diferentes frases pero, sobre todo, me llamaba mucho la atención la unidad del salmo en su conjunto. Resaltaría quizá: “mejor es refugiarse en el Señor que fiarse de los hombres” porque vivir en y para nuestro desarrollo interior – somos templo del Dios vivo – es el pilar más importante sobre el que se debe de apoyar la vida de cada uno.

    Le haría una pregunta a Pascual: ¿Cuál ha sido este “milagro patente” exactamente? ¿Qué quieres decir con la piedra angular que desecharon los arquitectos? Gracias por tu visita, has enriquecido y completado mi vivencia del Misterio Pascual que acabamos de celebrar y me estás acompañando hasta Pentecostés. Y enhorabuena por tu salvación… y la de todos.

    ¡Aleluya!

  3. Querido Sr. Schmidt:

    ¡Que gusto volverle a saludar! Y en estas circunstancias, pues su ánimo resulta contagioso.
    ¿Se encuentra pletórico tras comprender que suceda lo que suceda su existencia ha sido y es gracias a alguien que en todo momento le acompaña en su camino?
    Le escucha, le da valor, confía en El y le ayuda.
    Usted recorre su propio sendero, pero las botas, el cayado y la mochila, imprescindibles en el viaje, son cuidadosamente preparadas para usted; al igual que algún otro recoveco.
    No importa la situación por ardua que sea, la fortaleza que demuestra proviene de la certeza de que Dios está por y con usted.
    Dígame si es esta clarividencia la que le provoca la exaltación que nos revela cuando manifiesta de manera perseverante que agradezcamos su Bondad.

    Un abrazo

    Pablo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: