Salmo 118

Salmo 118 (105, 112)

Lámpara es tu palabra para mis pasos,
luz en mi sendero;
lo juro y lo cumpliré:
guardaré tus justos mandamientos;
¡estoy tan afligido!
Señor, dame vida según tu promesa.

Acepta, Señor, los votos que pronuncio,
enséñame tus mandatos;
mi vida está siempre en peligro,
pero no olvido tu voluntad;
los malvados me tendieron un lazo,
pero no me desvié de tus decretos.

Tus preceptos son mi herencia perpetua,
la alegría de mi corazón;
inclino mi corazón a cumplir tus leyes,
siempre y cabalmente.

 

15 comentarios

  1. Hola León,

    Me ha llegado esta oportunidad de participar en vuestro grupo de estudio de los Salmos, y como “dónde está Dios no hay azar, todo es Providencia”, me animo, también por primera vez, a participar a través de la web.

    Estos son mis comentarios:

    El NOMBRE que le he dado al salmista es EL DEVOTO.

    Con referencia al VERSÍCULO, es curioso que me ha ocurrido esto de que los salmos “están vivos”: cuando empezé con el estudio, la frase que seleccioné fue “Señor, dame vida según tu promesa” pero justo al día siguiente, ni siquiera la encontraba entre las estrofas… así, al volver a leer el salmo, paré en esta otra: “Lámpara es tu palabra para mis pasos” – creo que las dos se conectan entre sí y me son necesarias en este momento, tomo las dos para que me acompañen durante estos días.

    El MENSAJE que este salmo me transmite es que la verdad reside en Dios, que habrá dificultades alrededor pero, que si pronuncio los votos y lo acepto, encontraré guía en mi camino.

    Esta primera experiencia con los Salmos, así viviéndolo a ratitos durante varios días, ha sido muy enriquecedora. Gracias por esta oportunidad y feliz encuentro.

    Mª Angeles desde Madrid

  2. 13/01/2008

    Querido Sr. Schmidt:

    ¿Qué tal se encuentra? Lamento profundamente su desconsuelo: me apena verle tan abatido y me gustaría al menos enviarle unas palabras de aliento, con la esperanza de que le sean de ayuda, ante la imposibilidad de estar con usted para brindarle mi apoyo.

    Está demostrando tal seguridad en sus creencias a pesar de las circunstancias tan inhóspitas que le rodean, que no puedo dejar de sentir admiración hacia usted.
    Aún peligrando su vida y sintiendo la tentación de lo fácil (lo que representa unirse a los malvados, tal como lo define), reafirma su compromiso a través de esta promesa.

    En ocasiones los vaivenes de la vida hacen que las convicciones que tenemos sean como las olas del mar: se acercan a nuestra playa en los momentos propicios y se alejan en los difíciles (aunque a veces también ocurre lo contrario).
    Obstinados en lo estable, lo permanente, lo seguro, lo constante en un mundo inestable, irregular y variable, el antagonismo nos hace sufrir.
    Las adversidades pueden llegar a ser insoportables y crueles. Surge entonces la necesidad de que exista una responsabilidad, algún culpable al que dirigirse.
    Pueden aparecer en ese momento los interrogantes de ¿por qué? y ¿qué hacemos aquí?
    ¿Será que no existe la lucidez que usted posee?
    En lo arduo de su experiencia, lo único que alegra su corazón son sus creencias, y permanece firme en ellas.
    Nos demuestra valentía.
    Recordaré en esta ocasión: “Lámpara es tu palabra para mis pasos, luz en mi sendero”

    Afectuosamente, tu amigo

    Pablo.

  3. Este salmo pone en palabras mis sentimientos casi de cada semana. ¡Estoy tan afligido!, dice.
    Cuando uno desempeña la labor que yo he asumido en este grupo, este sentimiento es casi constante y, junto a él, las palabras que lo acompañan.

    Señor, Tú eres la Luz en mi camino
    Me siento tan incapaz y tan limitado.
    ¿Cómo hacerles ver…?
    ¿Cómo mostrarles…?
    Señor, dame vida según tu promesa,
    Dame fuerzas para seguir,
    Dame luz para encontrar nuevas formas
    Y te prometo que las seguiré
    A pesar de las dudas, de la tentación de renunciar,
    No me desvío de tus decretos.
    Tu me has dado esta herencia
    Ayúdame a cuidarla para que no se pierda
    Por mi torpeza.

  4. Se me ocurre “el redimido” para este salmista. Su aflicción viene tal vez de haberse alejado del Señor. Tal vez, aún conociendo Sus preceptos, fue débil y los incumplió, y de ahí su súplica para que El vuelva a acogerle. Tras haber expresado su pesar, reafirma su fe y alaba a Aquel que tanto le regala y le alegra.
    Esta situación me recuerda muchos momentos personales vividos: situaciones en las que uno se aleja de lo correcto y no lo hace por simple ignorancia, sino consciente de no estar obrando bien, pero aún así, la pereza, el miedo o la ausencia de coraje le impiden actuar adecuadamente. Entonces, tarde o temprano, inesperadamente a veces como ocurre en el salmo, la desdicha se apodera de ti, tímidamente al principio pero intensamente después, hasta conducirte al arrepentimiento y al miedo de nunca poder volver al lado de lo Sagrado.
    Pero El siempre Nos perdona y acoge; como dice el salmista, “tus preceptos son mi herencia perpetua”, nos los regala aunque no creamos merecerlos por haber obrado mal, y son válidos en todo tiempo y situación.

  5. Salmo 118

    El salmista alaba la ley de Dios y procura cumplirla. Se siente débil y en peligro y ve la necesidad de la ayuda divina para seguir fiel a la Ley; por eso sus súplicas y peticiones para no desviarse de los caminos marcados por ella.
    El cumplimiento de la Ley le da consuelo, alegría, prudencia y sabiduría para andar por la vida.
    Pide que le de vida (vivencias), luz y alegría.
    La luz le enseña el buen camino, le guía y protege de los peligros. Pero se siente afligido y ruega a Dios que escuche sus plegarias para que le ayude con los lazos y las trampas que le ponen sus enemigos. Y afirma que no se desviará de los mandatos divinos ya que le proporcionan gozo y alegría en su corazón.
    Los problemas que se le presentan en la vida son disipados por la palabra de Dios que se presenta como “lámpara para mis pasos” y “luz en mi sendero”.
    Tiene presentes los sufrimientos y peligros de su vida y necesita que esta sea iluminada y sostenida.(Estoy tan afligido…, Dame vida según tu promesa, Mi vida está en peligro…)
    Creo que aquí aparece un sentimiento de angustia. Se mueve por la vida con los peligros que le acechan.
    Pero a pesar de todo conserva su fidelidad (“lo juro y lo cumpliré”…No olvido tu voluntad, No me desvié de tus decretos…) Quiere ser fiel a la voluntad de Dios y gracias a ello logrará pasar las pruebas o peligros, alcanzando la alegría y la paz.
    Nos manifiesta claramente sus sentimientos cuando dice ¡Estoy tan afligido! Se encuentra siempre en peligro, pero encuentra “Luz en tu palabra”, ella ilumina sus pasos. Confía en la voluntad de Dios.
    El salmista habla a Dios en segunda persona, se aprecia un tono personal e intimista. Se aprecia una amistad, cercanía y amor. Esa amistad es la base de su alegría.

    Rosa

  6. Salmo 118

    “El cumplidor”

    Este salmo empieza con una palabra hermosa, pues lámpara hace pensar en luz y la luz ilumina la vida.
    Esa luz lleva al amigo que nos ha visitado a comprender que debe cumplir las leyes de su Dios, sus mandamientos. Sabe que en ese cumplir con los preceptos va a hallar el consuelo para la aflicción.Siente que hallará protección y la clase de vida que busca.

  7. El salmista muestra una confianza enorme en Dios y se entrega totalmente a Su palabra. La Palabra de Dios es su guia para la vida. Le da fuerza para afrontar los peligros, los miedos, las caidas… A pesar de todos los inconvenientes del camino, sigue los preceptos y la leyes del Señor. Tiene el corazón abierto y está muy sensible, siente una emoción que le invade y esto le aflige.

  8. Un comentario al salmo 118 (105-112) : Estos 8 versos cantan cómo la Palabra de Dios y la Ley están en el fondo de la vida del salmista, son los dos polos en los que apoya su existencia que queda así impregnada de una presencia amorosa. El orante expresa la fortaleza que le da la meditación de la Ley y vivir según la voluntad de Dios en los momentos difíciles de la vida. El amor de Dios supera, con creces, todos los bienes de este mundo y da el gozo verdadero.

  9. “El reverente”
    El salmista expresa su aflicción; como todos, en algún momento, se siente perdido. Dice “mi vida está siempre en peligro”, quizá porque la vida es incertidumbre, no hay nada seguro/estable. También nos cuenta: “los malvados me tendieron el lazo”, quizá éstos son nuestros miedos y dudas, esos que nos apartan del camino.
    Pero él encuentra refugio en su fe, en Dios: “Lámpara es tu palabra para mis pasos, luz en mi sendero”, expresa su alabanza, reverencia y su compromiso: “lo juro y lo cumpliré”, “tus preceptos son mi herencia perpetua”.
    La frase con la que yo me quedo es “INCLINO MI CORAZÓN”, porque si no inclinamos y abrimos nuestro corazón con humildad, nunca podremos ver esa luz que ilumina nuestro sendero, ni encontraremos la alegría para caminar.

  10. Para el salmista lo más importante es la confianza en Dios, es la alegría de su corazón, su herencia.
    Reconoce su pequeñez, sus limitaciones, los peligros que le acechan, sus dudas, los momentos en los que se olvida de lo Sagrado : ¡Estoy tan afligido!, sin embargo renueva esa confianza con la seguridad de que Dios sigue estando ahí .
    Su ser se compromete con Él al tiempo que implora su protección y ayuda :

    “Acepta Señor los votos que pronuncio,
    enséñame tus mandatos;

    “Señor dame vida según tu promesa”

  11. Creo que este amigo nos habla de su determinación, fe y esperanza ante los sinsabores y peligros terrenales.

  12. Dios es la Luz. El amigo identifica a Dios con la luz que tiene que cumplir las leyes divinias, se siente protegido en este cumplimiento que llagará a Dios.

  13. Es como si este salmo se pudiese llamar al marisabidillo; parece que él sabe tanto de Dios como Dios de él y así y todo, trata de esquivarle inutilmente.
    También lo veo muy fanático, imponiendo lo que él cree fervientemente que es lo debido.

  14. SALMO 118

    Nombre: “El obediente”.

    El salmista se siente tentado por los malvados, esa es la situación que se le presenta.
    -Sentimientos: sus sentimientos son de confianza en la palabra del Señor, que significa todo para él.
    -Personajes: el Señor, los enemigos.
    -Imágenes y símbolos: lámpara y luz que son para él la palabra de Dios.
    El ve a Dios como alguien que le da la vida cumpliendo sus mandamientos y él está dispuesto a hacerlo y eso le da seguridad.
    El salmista me está queriendo decir que la alegría de su corazón es inmensa y esa alegría se le da al cumplir la palabra del Señor: siempre va a hacerlo, no lo duda, se siente contento por eso.
    Despierta en mi una emoción por como se siente, por el poder que tiene para él la palabra del Señor.

    Frase: “Los malvados me tendieron un lazo, pero no me desvié de tus decretos”.
    Supera todas las tentaciones, no cree en las trampas que le tienden los enemigos, por el poder que tiene para él la palabra de Dios, que le hace fuerte.

  15. Buenos dias,

    Si fueran tan amables de ayudarme a comprender en que consiste o Cuáles son las 22 divisiones del Salmo 118 ?

    Gracias,

    Esther

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: